sábado, 13 de abril de 2013

D38. Zona Franca. Barcelona


El plan de ordenación del parque empresarial situado en la Zona Franca, a poca distancia de la Calle A, también conocido como D38, en su primera fase, está compuesto de dos edificios de oficinas. Al nordeste del solar, se encuentra el edificio proyectado por Arata Isozaki, de 16.700 m2. El segundo de los edificios, cuya superficie total alcanza los 10.800 m2, es proyecto del estudio FOA (Foreign Office Architects), que en su momento estaba formado por Alejandro Zaera y Farshid Moussavi. Recogiendo la huella de ambos edificios, y hasta completar la totalidad del solar, se extiende un aparcamiento comunitario en 2 plantas  de sótano, que alberga, a su vez, un centro comercial desde el cual se accede a una plaza abierta semienterrada con acceso directo hacia la Avenida de la Zona Franca.

D38, Zona Franca, Barcelona.

La siguiente imagen está sacada de Google Street View. Gracias Google por haberme permitido ver el proceso constructivo (incluídos renders informativos impresos a alta calidad para anunciar la disponibilidad de las oficinas).

Fuente: Google (Julio 2008)
Este proyecto pretende actuar del mismo modo en que crecía un tejido urbano gótico o un pueblo mediterráneo; a saber: calidad urbana y espacial, en lugar de trazar un diseño definitivo.

Tiene tres objetivos fundamentales:
 - Nuevo conjunto empresarial que ofrezca espacio público y calidad urbana (escenario de la ciudad para su desarrollo futuro).
- Crear un tejido continuo y diferenciado de edificios y no tanto una serie de hitos arquitectónicos (los edificios deberían procurar parecer una construcción continua en lugar de objetos independientes sobre un fondo).
- Desarrollar una nueva tipología de espacio terciario (incorporar en el diseño las variaciones de la demanda en las distintas fases).


Fuente: http://www.f-o-a.net/ (actualmente web offline)

Fuente: http://www.f-o-a.net/ (actualmente web offline)

Para ver las plantas del proyecto podéis consultar las imágenes haciendo click en el siguiente enlace o sino encontraréis más información en El Croquis 115/116.

Y es aquí donde analizo el diseño urbano del D38 desde un punto de vista historicista mediante el uso de referencias en las corrientes urbanísticas posteriores al Movimiento Moderno.

La preocupación por liberar espacio en planta baja, como ocurre en el proyecto, se da desde los estudios de soleamiento de Gropiusjusto después del Movimiento Moderno, hasta los estudios de eficiencia de la trama urbana de Leslie Martin. En este caso se corre el riesgo de planteamientos un poco extremos como por ejemplo Robin Hood Gardens de los Smithson donde el espacio libre público está sobredimensionado y/o no tratado, de manera que no se crea ciudad. En el caso del D38 se opta por liberar espacio público a nivel del peatón, pero aparece tratado y diseñado todo él para adecuarlo a la escala urbana (al menos según los objetivos del planeamiento propuesto).
El rechazo de la ciudad convencional que se da en el postestructuralismo o deconstructivismo se aprecia en el tercer objetivo del proyecto, donde hay un afán de ruptura con la excesiva zonificación del sector industrial y todo lo que ello conlleva como la tipología tradicional de polígono industrial periférico, etc. Además se recurre a la tecnología (grandes esfuerzos estructurales) para diferenciarse y crear esta nueva tipología de espacio terciario. Otras características que se aprecian en el proyecto relacionadas con el postestructuralismo son la tendencia basada en categorías más sentimentales y abierta a formas más creativas o el énfasis en el proceso del proyecto. En oposición al urbanismo “estático” aquí se ve un urbanismo capaz de cambiar y de adaptarse a la demanda del mercado.


Con respecto a las características más generales del urbanismo de los últimos años, el proyecto comparte:
El relanzamiento de las ciudades: la ciudad es motora de la economía. Servicios variados que aseguran una calidad funcional dada por la mezcla de usos (hospedería, comercial, oficinas, cafeterías…). Alta tecnología y espacios urbanos especializados. La medida no es la distancia sino el tiempo. (El D38 está bien comunicado con el resto de la ciudad gracias a la calle A).
La ampliación del concepto de sostenibilidad: Atención preferente al espacio público. Atención al “vacío” como estructurador de la ciudad.
El planeamiento estratégico: Necesidad de los grupos económicos como posibles aliados para la transformación de las ciudades. (De hecho el D38 pertenece a empresas promotoras privadas).

El siguiente texto muestra un resumen traducido del texto que los arquitectos, tanto Alejandro Zaera como  Farshid Moussavi, muestran en su página web
Situado en un barrio a las afueras de Barcelona, el D38 de la Zona Franca es un complejo de oficinas diseñado para crecer como una acumulación de unidades modulares, de un modo parecido al de un pueblo gótico o mediterráneo. Definiendo una serie de normas, reglamentos y sistemas constructivos prefiriendo usar volúmenes para dar forma al plan de ordenación urbana, el resultado final está generado por una interacción de estas normas y el mercado, que fuerza a su desarrollo por fases durante la ejecución del proyecto.
El complejo consta de seis volúmenes, cada uno con restricciones de altura, cuya situación en planta permite vistas hacia el exterior sobre la vía principal, y cada uno de ellos regido por un conjunto de normas. Igual que los materiales y las limitaciones tecnológicas en los pueblos mediterráneos o góticos daban lugar a la repetición de la forma, el diseño de los parámetros da lugar a una constancia entre los edificios creando un tejido continuo y diferenciado preferible a depender de las cualidades de los edificios individuales. Como sólo el 50% de la superficie total del plano puede estar ocupada en planta baja y como mínimo el 25% debe estar bajo cubierta, el suelo se libera para uso público creando un tejido urbano que cobija espacios públicos y donde los edificios están completamente integrados.
Los edificios por si mismos son capaces de albergar una gran variedad de tipologías de espacios de trabajo - desde pequeños espacios para profesionales o complejas oficias para grandes organizaciones, hasta plantas comerciales - creando una nueva tipología de espacio comercial, ambos otorgan a los clientes la libertad para cambiar las cualidades del espacio para conseguir que el usuario final esté involucrado. El masterplan es por lo tanto capaz de ajustarse a los inevitables cambios del mercado.


Bibliografía:

- El Croquis 115/116 Foreign Office Architects 1996-2003 + Mansilla+Tuñón Arquitectos 2001-2003 + RCR Arquitectes 1999-2003




Carmen Valtierra de Luis
(@Carmen_Valti o @Limahoya)

No hay comentarios:

Publicar un comentario