jueves, 5 de marzo de 2015

La Grandeza de Koolhaas

Hace poco he estado leyendo el libro Rem Koolhaas. Acerca de la Ciudad, donde se recogen 4 textos que Rem escribió hace ya unos cuantos años.
Este libro llegó a mi conocimiento gracias al artículo "Koolhaas y la Ciudad" publicado por Anatxu Zabalbeascoa en el blog "Del tirador a la ciudad" (periódico El País). Como bien dice la autora, es instructivo leer a Koolhaas pasado el tiempo. Algunos de sus escritos son brillantes y creíbles pronósticos. Concluye su artículo con una sutil pero mordaz crítica:
[...] buena parte de sus escritos del siglo XXI han dejado de ser creíbles.[...] Eso ha sucedido no sólo por lo que él mismo ha levantado como arquitecto y por dónde lo ha hecho - fundamentalmente en China - colaborando con un tipo muy determinado de política y modelo de ciudad. También ocurre porque el lector puede tener la sensación de que, al final, el eslogan ha terminado por suplantar a la idea. Así, en el último ensayo que recopila este nuevo compendio, “Espacio Basura”, se dice: “la comodidad es la nueva justicia”. Pero también: “lo mínimo es lo máximo travestido”. Y hacia el final: “lo cosmético es, desde ahora, lo cósmico”. De seguir así, el riesgo es que empiece a ser también lo cómico.
Personalmente no hablaré sobre los eslóganes que Rem utiliza para expresar sus ideas, pues aunque a veces puedan sonar ridículos por lo general son acertados. Rem siempre ha sabido manejar el marketing de su marca. Sin embargo, como bien dice Zabalbeascoa en su artículo, todos esperábamos que con el tiempo Koolhaas aplicara sus reflexiones teóricas a la evolución de su carrera profesional. Además ya han pasado 10 años. Una década es una buena medida de tiempo para reposar las ideas y mirar al pasado. Es la medida de tiempo por la que se estima adecuada la vigencia de un plan de urbanismo, por ejemplo, para dar un dato que nos permita situarnos en una perspectiva temporal.

Concretamente, después de leer el segundo texto publicado en este compendio y titulado "Grandeza, o el problema de la talla" (1994) no podía dejar de pensar en el edificio sede de la televisión China CCTV como ejemplo de la arquitectura que él mismo critica.

A partir de cierta escala, la arquitectura adquiere las propiedades de la Grandeza. Con la imagen del edificio sede de la CCTV en mente, enunciaré aquí los teoremas que Rem expone cuando habla de la Grandeza.
Los teoremas aparecen también recogidos en el libro Delirio de Nueva York como una "Teoría de la Grandeza". Son los siguientes:

1. A partir de cierta masa crítica, un edificio pasa a ser un Edificio Grande.

En cuanto al edificio que estamos analizando, no creo que haga falta explicar mucho más. Un programa de 473.000 m2, en torno a 230 metros de altura, 54 pisos, 20 hectáreas de terreno. Queda claro que estamos hablando de un Edificio Grande.

Fotografía por Iwan Baan (fuente)

2. El ascensor y su familia de inventos afines invalidan el repertorio clásico de la arquitectura. El "arte" de la arquitectura es inútil en la Grandeza.

Evidentemente un detalle decorativo al nivel de minuciosidad de las hojas de acanto de un capitel corintio se perderían en la imagen global de este edifico. Todo está construido para ser visto desde lejos. Cuando uno se acerca es cuando empieza a percibir los acabados sin acabar, los cables sin esconder y demás "minucias" de la Grandeza.

Fotografía por Iwan Baan (fuente)

3. La fachada ya no puede revelar lo que ocurre dentro.

Como si se tratase de la continuación de uno de los cinco punto de la arquitectura moderna citados por Le Corbusier, aquí hablamos de algo que va un paso más allá de la fachada libre. Lo que vemos del edificio, su fachada principalmente, ya no sólo oculta sino que desconcierta. Quién sabe si una de esas ventanas es una oficina, una sala de reuniones o la cafetería del personal. Otro ejemplo aún más simple, si yo no hubiera dicho anteriormente que el edificio se trata de la sede de la CCTV, ¿podríais adivinar su uso? Como mucho diríamos que es un edificio de oficinas pero poco más.

(fuente: archinect.com)

4. El impacto de estos edificios es independiente de su calidad.

El impacto de este edificio es de nivel internacional. Personalmente creo que es uno de los edificios más importantes del último siglo. Ha dado mucho que hablar y lo que le queda:

El Presidente de la República Popular de China, Xi Jinping, ha solicitado el fin de los "edificios extraños" que se están construyendo en China, y en particular en la capital del país, Beijing. En su discurso de dos horas, en un coloquio literario en Beijing la semana pasada, el Sr. Xi expresó su opinión de que el arte debe servir al pueblo y ser moralmente inspirador, identificando a los proyectos de arquitectura: como la sede de CCTV de OMA, como el tipo de edificio que ya no debe ser construido en Beijing.[...]

Podéis leer el artículo completo Por qué el Presidente de la República Popular de China dice "no más edificios extraños" publicado en Plataforma Arquitectura haciendo clic aquí.

5. La Grandeza ya no forma parte de ningún tejido urbano. La Grandeza existe; como mucho, coexiste. Su subtexto es que se joda el contexto.

Y que conste que no lo he dicho yo, ¡que lo dice Rem!

(fuente: archinect.com)

Después de enunciar estos 5 teoremas, Koolhaas continúa en su texto con frases como "debido a que no hay una teoría de la Grandeza, no sabemos que hacer con ella" o "la Grandeza vuelve a un modelo de alquimia programática". En esta arquitectura que Rem describe, lo que prima es la función, el programa, la organización de los espacios según sus relaciones.
También explica el concepto de que la Grandeza, por definición, depende. Dice, "más allá de la marca, la Grandeza significa rendirse a las tecnologías; a los ingenieros, contratistas y fabricantes; a los políticos; y a otros."
La Grandeza solo es independiente en su relación con el tejido urbano. Su independencia con respecto al contexto en el que se ubica la hace competir con la propia ciudad; la Grandeza es la ciudad.

Me ha resultado satisfactorio el poder usar uno de sus edificios como ejemplo ilustrativo y real (real de realizado, construido) de su teoría. Finalmente R. Koolhaas se ha convertido en el protagonista de su propio pronóstico. 

Carmen Valtierra de Luis (@Carmen_Valti - @Limahoya)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada